Geo-proximidad

Los comercios y marcas están buscando una ventaja en su lucha contra los monstruos del comercio electrónico, y mientras la batalla continúa, parece que la geo-proximidad podría ser la respuesta.

Según Amitabh Bose, directora de práctica de CPG, comercio minorista y hospitalidad de Fractal Analytics, cada vez es más común que los minoristas busquen soluciones que fortalezcan a sus equipos de servicio al cliente.

Bose ve el 2018 como un año de experimentación para los minoristas. Gran cantidad de marcas ya están usando geo-proximidad de alguna manera, y ahora están buscando nuevas oportunidades para experimentar con la tecnología tanto en la tienda como en línea.

“Ver la tienda como un área de experiencia del cliente e impulsar esa experiencia y obtener esa ventaja, esa es un área de alto enfoque”, dice Bose. “Anteriormente en la tienda, el punto de transacción era un lugar de distribución de bienes … ahora la tienda es más un lugar de experiencia del cliente, y los minoristas están mejorando esa experiencia con una combinación de dispositivos IOT en la tienda”.

Según Juniper Research, las empresas minoristas gastan más en herramientas de geo-proximidad que mejoran los servicios que ofrecen.

Pero la calidad de los datos es importante, y no toda las herramientas de geo-proximidad son creadas igual. La escala es un problema que se presenta con mayor frecuencia a medida que los especialistas en marketing aumentan sus inversiones en ellas. Bose dice que escalar en este sentido requiere que los minoristas tengan acceso a más datos de consumo. Cuando la inversión en geo-proximidad se realiza correctamente, el resultado final podría ser un sistema de campaña receptivo y autoservicio que sea sensible a las ubicaciones en línea y fuera de línea de los consumidores.

Para darse cuenta del futuro del marketing integral impulsado por geo-proximidad, las marcas están invirtiendo más en personas y empresas que pueden escalar sus iniciativas. Según encuestas los minoristas ya están usando geo-proximidad para adaptar los precios y las promociones en tiempo real, para personalizar el contenido en todos los canales, y para anticiparse a las preguntas que harán los consumidores.

Aparte de la geo-proximidad, Bose dice que otra área emergente en el mercado minorista global se refiere a la psicología del consumidor. El ve detalles con visión de futuro que buscan formas de re imaginar toda la experiencia en la tienda utilizando la arquitectura de elección. La arquitectura de elección implica utilizar diferentes formas de presentar las elecciones a los compradores y luego medir el impacto que esos cambios tienen en las decisiones que los consumidores toman en última instancia.

“La arquitectura de elección reduce el número de opciones y unifica su elección, dice Bose.